Brechas de género en la educación colombiana

En las pruebas PISA, Colombia es el país en donde las brechas en contra de las niñas son más altas en matemáticas y donde las niñas tienen la menor ventaja en lectura.

  • En tercero de primaria, no existe diferencia entre niñas y niños en el desempeño de matemáticas.
  • A partir de tercero, la brecha en desempeño empieza a ampliarse en perjuicio de las niñas.
  • Los estereotipos de género explican el por qué las mujeres puntúan menos en ciertas áreas como, por ejemplo, matemáticas.

Bogotá, marzo de 2020. En el marco del Día Internacional de la Mujer, el Laboratorio de Economía de la Educación (LEE) de la Universidad Javeriana realizó un análisis sobre las brechas de género en la educación escolar en Colombia a partir de los resultados de las pruebas PISA 2018; Saber 3, 5 y 9; Saber 11 y Saber Pro.

El análisis reveló que, en las pruebas PISA, las mujeres colombianas obtuvieron 20 puntos menos que los hombres en matemáticas y, además, tienen la menor ventaja en lectura en comparación con los demás países de la OCDE que participan en estas pruebas.

 

 

Adicionalmente, LEE calculó la brecha de género por nivel educativo en Colombia según las pruebas de estado Saber, que se aplican para la educación básica y media en los grados tercero, quinto, noveno y once; y también en educación superior (SaberPro).

El laboratorio destacó que, en tercero de primaria no existen diferencias promedio entre niñas y niños en el desempeño de matemáticas. A partir de tercero, la brecha en desempeño empieza a ampliarse en perjuicio de las niñas. Por ejemplo, en 9º, la diferencia entre hombres y mujeres en el puntaje de matemáticas es 5 veces mayor, en contra de las mujeres, que la que había en primaria.

 

 

Al respecto, Luz Karime Abadía, Codirectora de LEE afirma que las brechas en desempeño no se deben a falta de capacidad por parte de las niñas, sino a aspectos culturales y sesgos de género que están muy arraigados en sociedad como la nuestra. “Son imaginarios que sí se pueden cambiar, por ejemplo, Finlandia adoptó una política de equidad de género en el sistema educativo y, hoy en día, no muestra diferencias en desempeño académico en matemáticas entre hombres y mujeres.”, indica.

“Hay que ser conscientes de que las desigualdades de género son un fenómeno que existe y que es un problema que no solo incrementa las brechas en educación, sino en muchos ámbitos de la sociedad, como en el mercado laboral y en oportunidades económicas, que afectan a las mujeres y las pone en desventaja.” Afirma Abadía.

¿Qué se puede hacer para minimizar estas brechas?

A continuación, la codirectora expone las siguientes recomendaciones:

  1. Concientizar a la sociedad, especialmente a padres y docentes de la existencia del fenómeno y la necesidad de eliminar los estereotipos de género del lenguaje, el comportamiento, los juegos que se promueven a niños y niñas, entre otros.
  2. Los docentes pueden promover una mayor participación de las niñas y mujeres en la clase.
  3. Fortalecer la confianza de las niñas y mujeres en el proceso de aprendizaje de matemáticas, mostrándoles que la inteligencia y las habilidades sí se puede promover con esfuerzo y práctica. Además, mostrándoles la importancia de aprender matemáticas para vida.
  4. No permitir que se realicen eventos académicos donde no haya presencia de mujeres, para fortalecer los modelos de roles.
  5. En cuanto a contenidos, se deben visibilizar los aportes, aunque sean pocos, que han hecho las mujeres en diferentes campos de estudio.
  6. Generar espacios de discusión sobre estos temas ayuda a sensibilizar sobre la problemática.
  7. Hacer estudios que cuantifiquen estas brechas y orienten el diseño e implementación de políticas que promuevan la equidad de género. En Colombia carecemos de políticas que tengan un enfoque de género.