En Colombia, el 67% de los jóvenes Ninis (que no estudian ni trabajan) son mujeres

  • Cerca del 26% de jóvenes de 14 a 28 años no estudian ni trabajan en el país, lo que equivale a unos 3.2 millones de ninis.
  • La tasa de ninis para las mujeres es de 34,9% mientras que para los hombres es 16,6% a nivel nacional. Esto implica una brecha de cerca de 18 puntos porcentuales, en contra de las mujeres.
  • Las ciudades de Colombia con la tasa más alta de ninis son Valledupar, Riohacha, Santa Marta, Quibdó y Cúcuta, con porcentajes que superan el 28% de ninis.
  • Colombia, tiene el segundo mayor registro de tasa de Ninis, entre los 34 países listados de la OECD.
  • Una mayor población joven educada y ocupada, representa beneficios para esta población, para sus familias y para la sociedad colombiana.

Bogotá, 25 de agosto de 2022. El LEE (Laboratorio de Economía de la Educación) de la Javeriana analizó información de la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH) del DANE para el periodo 2008 a 2021, con el fin de reportar y analizar la evolución de la población entre 14 y 28 años que no estudia ni trabaja (conocida como Nini) en el país. El análisis hace énfasis en los últimos dos años en el marco de la pandemia por covid-19 y encontró que, según datos del 2021 (los más recientes disponibles) cerca del 26% de jóvenes de 14 a 28 años no estudian ni trabajan en el país, lo que equivale a unos 3.2 millones de Ninis. Además, llama la atención que, de estos Ninis, el 67% son mujeres, y que la brecha de género en el porcentaje de Ninis en contra de las mujeres es de cerca de 18 puntos porcentuales.

 

Las ciudades de Colombia con la tasa más alta de Ninis son Valledupar, Rioacha, Santa Marta, Quibdó y Cúcuta, con tasas por encima de 28% de Ninis. Las ciudades que presentan las tasas más bajas son Tunja, Bucaramanga, Pasto, Medellín, Manizales, Ibagué y Bogotá, con tasas de 19% a 22%. En general, los territorios del país con tasas más altas de Ninis, tienen brechas de género más altas, es decir, tienen un mayor porcentaje de mujeres Nini relativo al porcentaje de hombres Nini.

 

También, analizaron la tasa de Ninis en comparación con los países de la OCDE, tomando de referencia el año 2020. Entre los 34 países listados, Colombia es el segundo país con mayor registro de tasa de Ninis, solo superada por Sudáfrica. De 2019 a 2020, Colombia ha empeorado (aumentado el porcentaje de Ninis) relativo a otros países. Posiblemente, el contexto del covid-19 contribuyó a los aumentos de la población Nini, escenario en donde muchos jóvenes fueron especialmente afectados en términos educativos y laborales.

 

Colombia no solamente es uno de los países con mayor proporción de Ninis, sino que además presenta una de las brechas de género de Ninis más amplias en Latinoamérica, denotando un urgente llamado a propiciar políticas para los jóvenes, con enfoque de género, mayores oportunidades de acceso y permanencia en la educación media y superior, e incrementar sus posibilidades de empleabilidad.

“Es prioritario que el Gobierno Nacional a través principalmente de sus Ministerios de Educación Nacional y Ministerio del Trabajo implemente políticas educativas y laborales, tanto activas (entendidas como aquellas medidas que buscan incrementar la empleabilidad o promover el enganche laboral de aquellas personas que encuentran difícil entrar al mercado laboral por sus propios medios como por ejemplo leyes de empleo específicas para jóvenes) como pasivas (entendidas como aquellas que buscan mantener la renta de los desempleados el tiempo que estos no tienen un empleo como subsidios al desempleo por ejemplo), que permitan el aumento de oportunidades de estudio, de empleo para los jóvenes, y de emprendimiento, con enfoque de género.” Indica el informe.

 

Los analistas concluyen que, como la problemática de Ninis es más alta para las mujeres, es preciso diseñar e implementar políticas que reduzcan los estereotipos de género relacionados con que solo las mujeres son las responsables de las tareas del hogar y el cuidado de otros, impulsar su acceso a ocupaciones y áreas de conocimiento que son erróneamente consideradas masculinas como la tecnología, por ejemplo. Además, sugieren el fomento al emprendimiento, especialmente para las mujeres, con el apoyo de las instituciones de educación media y post-secundaria.

Consulte el informe completo acá.