Informe 59: Inversión en Investigación y Desarrollo (I+D): evidencia a través de las patentes

Uno de los principales motores de crecimiento y desarrollo económico en las naciones contemporáneas –que interactúan en un mundo cada vez más globalizado y competitivo- es la inversión y el desarrollo de la investigación y el desarrollo (I+D). Esta inversión permite generar, entre otros elementos diversos y beneficiosos, procesos sociales y productivos enmarcados en innovación, tecnificación, alta productividad y competitividad (Lozano et al, 2010; Marroquín et al, 2012). La I+D a su vez, permite disponer de mayores recursos (y hacer menores sacrificios –el conocido costo de oportunidad-) que antes para continuar y afianzar la inversión, de forma tal que se convierte en un círculo virtuoso (BBVA, 2018; Superintendencia de Industria y Comercio –SIC, 2020). En síntesis, más inversión en investigación implica más desarrollo y más desarrollo implica más recursos para investigación.