La brecha en el desempeño académico entre estudiantes de colegios oficiales y privados continúa aumentándose

Análisis de los resultados de las pruebas de Estado

  • En el 2021, la brecha de desempeño público-privada aumentó en 7 puntos, con respecto al 2019, a favor de los estudiantes de colegios privados.
  • La brecha de desempeño entre estudiantes de zonas urbano y rural nacional se amplió. Mientras que para el 2019 la brecha fue de 24.1 en el puntaje global, en 2021 subió a 26 puntos.
  • En el contexto actual, no contar con herramientas tecnológicas implica una gran desventaja en términos de desempeño académico.
  • La pandemia impactó en el aumento de la desigualdad educativa del país.

 

Bogotá, 10 de febrero de 2022. El LEE (Laboratorio de Economía de la Educación) de la Universidad Javeriana afirma que después de 2 años del cierre de los colegios y los cambios en las metodologías de enseñanza, la brecha en el desempeño académico entre estudiantes de colegios oficiales y privados continúa aumentándose.

 

El LEE analizó los resultados más recientes de las pruebas Saber11 para estudiantes calendario A y encontró que, en el 2021, la brecha de desempeño público-privada aumentó en 7 puntos, con respecto al 2019, a favor de los estudiantes de colegios privados. Esta brecha entre colegios oficiales y privados se debe a diferencias importantes en el puntaje del área de inglés, que para el 2019 se ubicó en 7.8 puntos y en 2021 subió a 10.2. Además, hay diferencias en las áreas de matemáticas y lectura.

 

En esas dos áreas básicas del conocimiento, matemáticas es en la que peor puntúan los colegios oficiales, comparado a los privados. Para el 2021 la brecha publico-privada en matemáticas se ubicó en 6.2 puntos, mientras que en 2019 fue de 4.5. Luego, sigue lenguaje, que pasó de 4.2 puntos en 2019 a 5.9 puntos en 2021.

 

Asimismo, el LEE destacó la brecha de desempeño entre estudiantes de zonas urbano y rural nacional que también se amplió. Mientras que para el 2019 la brecha fue de 24.1 en el puntaje global, en 2021 (el año de la mayor brecha de los últimos cinco años), subió a 26 puntos. Históricamente, los estudiantes de colegios de la zona urbana del país obtienen mejores puntajes que sus pares de la zona rural, pero la pandemia trajo aun mayores desafíos para que los estudiantes rurales continuaran con sus estudios. En muchos casos, tienen menos acceso a herramientas tecnológicas, servicio de internet o eléctrico, o incluso están ubicados en zonas remotas a las que no llegaron guías o cartillas físicas.

 

En el informe también se indica que, aunque la tenencia de dispositivos electrónicos en los hogares se elevó desde que comenzó la pandemia, las diferencias en términos de logro académico entre los estudiantes que sí cuentan con estos dispositivos y los que no se incrementaron con respecto a años anteriores.

 

Asimismo, Gloria Bernal, codirectora del LEE afirma que “La ausencia de internet y computador en casa para algunos estudiantes, especialmente de colegios oficiales, evitó el correcto desarrollo de las clases remotas, dando pie a un aumento de las ya existentes brechas entre estudiantes de colegios privados y públicos.”

 

Lo anterior demuestra que, en el contexto actual, no contar con herramientas tecnológicas implica una gran desventaja en términos de desempeño académico. “También, no desarrollar adecuadamente las habilidades digitales implica otra desventaja para el futuro de estos estudiantes en el mercado laboral.” Añade, Luz Karime Abadía, codirectora del LEE.

 

Por otro lado, el LEE también analizó cifras sobre los estudiantes evaluados que reportaron estar trabajando. Entre el 2019 y 2021, el número de los estudiantes que trabajan aumentó en 16,1%. Siendo el sector oficial, donde más proporción de estudiantes trabajan mientras estudian. Posiblemente, muchos jóvenes empezaron a trabajar para apoyar con ingresos a sus hogares debido a la crisis económica que desató la pandemia.

 

El LEE concluye que es importante que las autoridades educativas del país, de la mano con otras instancias públicas y privadas, tomen acciones concretas para reducir las persistentes brechas educativas. Adicionalmente, es preciso medir los rezagos en el aprendizaje, que por demás se incrementaron en la pandemia, y que las autoridades y establecimientos educativos implementen estrategias de nivelaciones académicas que permitan recuperar los aprendizajes perdidos en las áreas básicas. Además, el retorno debe ir acompañado de la dotación a los establecimientos educativos de herramientas tecnológicas y capacitación a los maestros para que involucren dichas herramientas de manera efectiva en los procesos de enseñanza, aprendizaje y evaluación. El correcto uso de la tecnología en las aulas puede apoyar grandemente la nivelación de los estudiantes. Se requiere además, contratar docentes y personal de apoyo adicional para desarrollar e implementar las estrategias de medición de las pérdidas de aprendizaje y nivelación académica.

Puede consultar el informe completo ACÁ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.