Traslados de estudiantes hacia el sector oficial en pandemia

En el 2020, cerca de 26.500 estudiantes de colegios privados se trasladaron a instituciones oficiales, en 33 regiones del país.

  • Lo anterior equivale a 1 de cada 33 estudiantes de colegios privados, que migraron a colegios oficiales.
  • Barranquilla, Bucaramanga y Cartagena reportaron la mayor cantidad de traslados de estudiantes al sector oficial.
  • El fenómeno de los traslados de estudiantes de colegios privados a oficiales puede tener efectos diversos sobre la educación de los jóvenes.

Bogotá, 23 de junio de 2021. El Laboratorio de Economía de la Educación LEE de la Universidad Javeriana indagó sobre el fenómeno de los traslados de estudiantes de colegios privados a oficiales en el marco de la pandemia, teniendo en cuenta que muchas familias se han visto afectadas por la crisis económica y sus ingresos fueron reducidos. Asimismo, el LEE quiso analizar cuáles serían los efectos de esta migración de estudiantes al sistema educativo oficial.

Como la información sobre el traslado de estudiantes de instituciones educativas del sector privado al sector oficialno es abierta al público e, incluso, el Ministerio de Educación Nacional no la tiene aún consolidada (o al menos no públicamente), el LEE solicitó directamente los datos a las 96 Secretarías de Educación del país, pero solo recibió respuesta de 33.

Aunque las respuestas no consolidan una muestra representativa, sí son datos preliminares que indican cambios notorios en la composición de las instituciones educativas. Al procesar la información, el LEE encontró que 26.521 estudiantes en las 33 Secretarías de Educación han realizado el cambio de colegio privado a uno oficial en el contexto del COVID-19.

El informe destaca a Barranquilla (con 4.148 traslados), Bucaramanga (3.573 traslados) y Cartagena (3.462 traslados), como las secretarías que reportaron mayor cantidad de traslados de estudiantes al sector oficial (de las 33 secretarías que respondieron).

Así mismo, el LEE analiza 3 posibles efectos que podrían traer estos traslados sobre la educación de los niños, niñas y adolescentes:

Efecto 1:

El ingreso de una mayor cantidad de estudiantes a las sedes educativas oficiales podría implicar un aumento en el número de estudiantes que, en promedio, debe atender cada docente de la sede. Lo anterior, podría llevar a una reducción en los niveles de calidad de la educación y, en algunos casos, la infraestructura podría ser insuficiente.

Según análisis de datos del 2019, en promedio, el número de estudiantes por salón es mayor en las sedes oficiales, con respecto a las no oficiales (30 vs. 20). Además, para el 2018, la proporción de estudiantes por docente era de 18 en las sedes educativas oficiales y de 15 en las privadas. Con base en esos datos, es fundamental que se acompañe esta migración de estudiantes con un aumento de los recursos por parte de las Secretarías a las instituciones de educación oficiales, con el fin de atender una mayor demanda y no afectar la calidad de la educación.

Efecto 2:

Podría darse el “efecto de pares” que, según estudios internacionales, los nuevos estudiantes pueden transmitir parte de sus conocimientos a los nuevos compañeros de colegios oficiales, por vía de la interacción. En contraste, también podría darse el efecto de empezar a tener un menor rendimiento académico.

Efecto 3:

El impacto psicoemocional que podrían generar estos cambios de colegio para los estudiantes, que implica un cambio de ambiente de estudio, de profesores, de compañeros, de metodologías de enseñanza. Para ello, los analistas sugieren el fortalecimiento de los cuerpos de asistencia psicoemocional en los colegios.

El LEE agradece a las Secretarías de Educación que atendieron la solicitud y respondieron oportunamente. Sin embargo, hace el llamado de atención para que, “tanto a nivel nacional como local, se haga una buena medición de este fenómeno y se identifique a los nuevos estudiantes que ingresan al sistema oficial de manera que puedan ser acogidos en las instituciones educativas con altos estándares de calidad”, menciona Luz Karime Abadía, codirectora del LEE.

Si desea consultar el informe completo haga click ACÁ ó consulte el informe N. 36 de la sección Publicaciones y Documentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *