Un análisis sobre el desempeño de habilidades básicas de los estudiantes de ciencias de la educación, futuros docentes en Colombia.

  • En 2019, los estudiantes matriculados en programas de las ciencias de la educación (licenciaturas) obtuvieron el menor puntaje promedio global en la prueba Saber Pro.
  • Más del 50% de los estudiantes que ingresan a programas de ciencias de la educación están en los quintiles más bajos de desempeño en matemáticas y lenguaje en el examen Saber 11.

 

Bogotá, 18 de septiembre de 2020. El Laboratorio de Economía de la Educación (LEE) de la Pontificia Universidad Javeriana realizó un análisis estadístico que pone en evidencia el bajo desempeño, en cuanto a competencias y habilidades básicas, que han venido presentando los estudiantes de ciencias de la educación (licenciaturas).

En la edición del año 2019, el examen Saber Pro fue presentado por 260.756 estudiantes de los cuales cerca del 10% pertenecían a programas de ciencias de la educación. Estos últimos fueron los que obtuvieron el menor puntaje promedio global comparado con otros, con 138 puntos de 300 posibles (6% menos puntaje comparado con el promedio nacional de 147 puntos).

De la muestra anterior, el LEE relacionó los resultados que se obtuvieron en la prueba de estado Saber 11 y calculó que el 55% de los estudiantes matriculados en los programas de ciencias de la educación estaba en los quintiles bajos de desempeño en matemáticas y el 52%, en los quintiles bajos de desempeño en lenguaje, justo antes de ingresar a la educación superior.

 

Lo anterior puede estar relacionado con que dichos estudiantes, en promedio, vienen con rezagos o vacíos académicos de colegios de menor calidad o pertenecen a contextos socioeconómicos con mayores necesidades, comparados con los estudiantes que ingresan a otros programas.

El análisis sugiere que una de las causas del bajo desempeño en las pruebas reside en que las Instituciones de Educación Superior no están cerrando las brechas de desempeño de los estudiantes que reciben, lo cual no permite fortalecer habilidades y conocimientos básicos. Esto es clave cuando se trata de los futuros docentes, quienes ejercen un rol fundamental en la sociedad, toda vez que son los encargados de la formación del capital humano del mañana.

Además, el informe indica que, según el Observatorio Laboral para la Educación, los graduados de programas de ciencias de la educación no solo tienen de los salarios de enganche más bajos ($1.173.433), sino que además mantienen menores retornos en el tiempo, lo que incide en que la profesión docente no sea atractiva y no sea elegida por los mejores bachilleres.

“Es imperativo diseñar políticas en Colombia que generen un cambio de paradigma sobre la profesión docente, recuperar el estatus que años atrás tenía”, afirma Gloria Bernal, Codirectora de LEE.

“Políticas implementadas por otros países sirven de guía para ser analizadas e implementadas en Colombia con el objetivo de dignificar la profesión docente y mejorar la calidad del sistema educativo.”, concluye.

Para leer el informe completo haga clic acá. También, lo puede encontrar en la sección de Publicaciones.